EL ENTRENAMIENTO INVISIBLE

Uno de los grandes errores que pueden cometerse al planificar un entrenamiento deportivo, es creer que es el cumplimiento de este, el único responsable del rendimiento.

Es fundamental tener en cuenta que un deportista se ve afectado por múltiples factores que ayudarán a potenciar el rendimiento, si se logran trabajar correctamente.
Una persona puede asistir a todos sus entrenamientos, pero si no se alimenta adecuadamente, de manera de recuperar, regenerar sus fibras y recargar la energía gastada, no bastará con entrenarse al máximo.

De aquí surge el concepto de entrenamiento invisible, el cual se refiere a todas aquellas acciones que se realizan fuera del entrenamiento físico, en las cuales el entrenador no se encuentra presente, pero que ayudarán a potenciar el rendimiento y la recuperación.

¿Por qué está compuesto el entrenamiento invisible?

– Alimentación: todas las personas necesitan los mismos nutrientes, pero no la misma cantidad de ellos. La energía que necesita un deportista es superior a la de un sedentario. También interviene el timing nutricional, es decir el momento ideal de consumo de ciertos nutrientes para favorecer la recuperación.

– Hidratación: el agua cumple múltiples funciones en el organismo, entre ellas transportar sustancias, nutrientes, oxígeno, lubricar articulaciones, mucosas, regular la temperatura corporal, regular la presión arterial, participar en la digestión de nutrientes, entre otras. Una pérdida de agua corporal del 2% afecta a la regulación de la temperatura corporal y disminuye de un 10 a un 20% el rendimiento. Más de un 6% de pérdida de peso en forma de líquido puede generar una descompensación grave.

– Descanso: el sueño es una pieza clave en el entrenamiento invisible, jugando un papel fundamental en el rendimiento. Está comprobado que la falta de descanso es desencadenante de una menor capacidad física y de la aparición de trastornos anímicos que dificultan la toma de decisiones. Las recomendaciones lo sitúan en torno a las 8 horas/noche, considerándose que una persona sufre restricción del mismo con tiempos inferiores a 6 horas durante 4 o más noches consecutivas.

Para concluir, un deportista ya sea amateur o profesional, debería ser consciente de que el entrenamiento invisible, es tan importante como el visible.

Tener en cuenta, que las malas decisiones fuera de su entrenamiento, pueden no sólo, no favorecer la asimilación del estímulo del entrenamiento, sino perjudicar este proceso.

Fernanda Oviedo
Nutricionista Matrícula 1415
Antropometrista ISAK II
Mail: oviedo.mfernanda@gmail.com
Celular: 2616131869
Consultorios: – Club Hípico Mendoza
– Activesport: Clínica del Deporte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s